Inicio > Columnas Uruguay > Medio Oriente Mundial (III): el fútbol nos interpela

Medio Oriente Mundial (III): el fútbol nos interpela

diciembre 12, 2022 Deja un comentario Go to comments

El País

Podría dedicar esta tercera (y última) columna relacionada con la Copa del Mundo y algunas economías de Medio Oriente al rol globalizador del deporte, los modernos Emiratos Árabes Unidos, o simplemente a concluir sobre el evidente potencial económico de dicha región y sus oportunidades para nuestros países. Sin embargo, el fracaso de Uruguay en Qatar 2022 y los consiguientes debates que ha generado ameritan algunas especulaciones e interrogantes sobre ciertos paralelismos entre el fútbol, la economía, la cultura del emprendimiento y las políticas públicas en nuestro país.

“Tres millones” de técnicos y/o comentaristas deportivos, como suele decirse, reclamamos desde nuestras cómodas posiciones de espectadores que Uruguay tome riesgos, juegue sistemáticamente a la ofensiva, le gane a (casi) todos y que esté entre los mejores del mundo. Se lo reclamamos a los jugadores de hoy y de ayer. A los técnicos de siempre. Se lo exigimos ahora a Diego Alonso, pero antes fue al “Maestro” Tabárez (en 2006-20 o 1987-90), a Víctor Púa en 2002, a Omar Borrás en 1986 y a varios más. Con razón. Hubo en estas décadas muchos eventos, desde partidos en los mundiales o eliminatorias, hasta torneos continentales casi completos, a la mayoría de los cuales asistí, donde los planteos fueron muy conservadores.

Pero “cuando con el dedo índice apuntamos a alguien, otros tres dedos apuntan hacia nosotros”. Y eso debería llevar a interpelarnos.

¿Solemos competir en la mayoría de las disciplinas profesionales con los mejores del mundo? ¿O nos sentimos más cómodos compitiendo en la mediocridad del Mercosur o con otros países de menor desarrollo relativo?

¿Somos una sociedad que habitualmente “iguala hacia arriba”? ¿O tendemos a igualar hacia abajo?

¿Estamos en general en posiciones de liderazgo global, por ejemplo en materia educativa o económica?

¿Nos relacionamos regularmente de “tú a tú” con los sectores líderes de los países desarrollados, hablando perfectamente su idioma y aportándoles innovaciones?

¿Tenemos realmente las condiciones para estar en esas grandes ligas o sobrestimamos nuestras capacidades y desarrollos?

¿Cómo es nuestra aversión al riesgo? ¿Baja o tan alta como lo fue en la mayoría de esos eventos futbolísticos emblemáticos donde primó el conservadurismo?

¿Promovemos decididamente la toma de riesgos, el emprendimiento y la creación de riqueza? ¿O somos más bien una sociedad conservadora? ¿Privilegiamos la iniciativa individual o preferimos el Estado paternalista?

¿Aspiramos al óptimo en términos de políticas públicas o nos conformamos con “un segundo mejor” o “un tercer mejor” apelando a excusas paralizantes? 

¿Sobreponderamos los resultados de corto plazo a pesar de los daños que a la larga pueden ocasionarnos? ¿Evitamos los costos inmediatos de ciertas medidas o políticas a pesar de los beneficios aparejados en el largo plazo?

En el tema generacional, que tanto se discutió en la integración celeste de este Mundial, ¿promovemos en general a los más jóvenes en el gobierno, las empresas públicas, la educación y otros ámbitos? ¿O premiamos excesivamente la antigüedad? ¿Focalizamos nuestras políticas públicas en niños y adolescentes o lo hacemos en los viejos?

¿Estimulamos la destrucción creativa, permitiendo que empresas y actividades mueran, dando lugar a otras modernas e innovadoras? ¿O privilegiamos el status quo y defendemos entidades socialmente costosas e ineficientes?

¿Facilitamos la libre movilidad laboral en el sector público y privado, facilitando el recambio de trabajadores, para tener siempre los mejores talentos? ¿O privilegiamos a los incumbentes aún cuando su productividad sea más baja e inferior a las remuneraciones asociadas?

¿Tenemos plenamente incorporado el sentido de urgencia o somos más bien lentos para nuestras actividades?

Por supuesto que son muy complejas las respuestas a todas esas preguntas. A los economistas nos gustaría responderlas con buenas teorías y evidencias. Pero lamentablemente no las tenemos para todo. Ni es el objetivo de esta columna. Cuales “técnicos o comentaristas deportivos”, ustedes podrán sentirse especialistas e invitados a ensayar sus propias respuestas, incluso dando un paso más y especulando sobre las raíces de la cultura predominante dentro del país, en términos de aversión al riesgo y conservadurismo.

¿Cómo habrá influido la colonización e inmigración española, mayoritariamente católica y conversadora? ¿Cuánto incidió el espíritu igualitarista laicista francés que nos marcó en el siglo XX? ¿Cuán determinante fue el desarrollo hacia adentro, la sustitución de importaciones y el Estado dirigista muy permeable a los corporativismos en predisposición a emprender y tomar riesgos? ¿Cómo nos marcaron las crisis económicas e inestabilidades macro? ¿Y la mala calidad de las políticas e instituciones públicas durante varias décadas del siglo XX?

Es difícil ser categórico en todo esto. Pero, especulando provocativamente, quizás nuestro fútbol y la mayoría de sus actores, en especial sus técnicos y líderes, sean el reflejo de una cultura y realidad más general, que en vez de interpelantes debería transformarnos en interpelados. Algo para tener bien presente en “nuestra zona de confort”…el cómodo sillón de espectador.

  1. No hay comentarios aún.
  1. No trackbacks yet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: